fbpx

Protección de la familia para terminar con la violencia estudiantil

por | Sep 19, 2022

violencia-en-colegios-portal-cada-dia-mejor-tv-web

En el caso de agresores como de agredidos, cuanto mayor es el clima de violencia en las escuelas, peor es el rendimiento académico, según un estudio del Observatorio en Ciudadanía, Convivencia y Bienestar Escolar (OCCBE) de la Universidad de La Frontera. Los investigadores analizaron cómo la violencia directa, la discriminación y el ciberacoso afectaron el desempeño académico de 182 mil jóvenes que rindieron el Simce 2015. Así, determinaron que por cada punto que aumenta la violencia directa, el rendimiento en matemática cae en seis puntos. Para el caso de lectura, la disminución es aún mayor, con una baja de hasta ocho puntos.

Según cifras del Ministerio de Educación, el 30 por ciento de las denuncias que ha recibido la Superintendencia en el último tiempo, se deben a casos relacionados a peleas violentas y conflictos entre estudiantes. Es por eso que mujeres premiadas por Mujer Impacta y que pertenecen a la Red Mujer Impacta-Educación trabajan por el tema desde distintos puntos de vista con el fin de lograr un diagnóstico y posibles soluciones esta grave problemática.

Comenzando por los datos duros, según Anne Traub, Premio Mujer Impacta 2019 de la Fundación Familias Power expresó que “en el caso de agresores como de agredidos, cuanto mayor es el clima de violencia en las escuelas, peor es el rendimiento académico, según un estudio del Observatorio en Ciudadanía, Convivencia y Bienestar Escolar (OCCBE) de la Universidad de La Frontera. Los investigadores analizaron cómo la violencia directa, la discriminación y el ciberacoso afectaron el desempeño académico de 182 mil jóvenes que rindieron el Simce 2015. Así, determinaron que por cada punto que aumenta la violencia directa, el rendimiento en matemática cae en seis puntos. Para el caso de lectura, la disminución es aún mayor, con una baja de hasta ocho puntos”.

Por su parte, Evangely Zamorano, Premio Mujer Impacta 2020, de Fundación Summer, agregó datos de un estudio que incluye la violencia que se ejerce a través de las pantallas. “Según el Estudio de Ciberacoso realizado el 2021 por la Fundación Summer, junto al apoyo de la Segegob, relativo a jóvenes de 15 a 29 años a nivel nacional, un 47% afirmó haber sido víctima de esta práctica al menos una vez en los últimos tres meses. De esos jóvenes ciberacosados, un 38% declaró presentar síntomas que son compatibles con depresión mayor; un 25% que ante episodios de ciberacoso su reacción fue hacerse daño, y un 69% señaló que el ciberacoso del que son víctimas consiste en comentarios hirientes o malintencionados en línea”, puntualizó.

Dijo además que “un 64% de los jóvenes en Chile fue testigo del ciberacoso al menos una vez durante los últimos tres meses. De esos testigos, un 58% señaló no haber hecho nada para enfrentar esta práctica. El 52% de los testigos declaró haber sido también víctima de acoso por medios digitales en los últimos 3 meses”.

Desde otra mirada, Maritza Bustos, Mujer Impacta 2017, quien trajo la Terapia Aba a Chile para tratar el autismo, resaltó que la prevención es fundamental en medio de este panorama. “La violencia en el individuo va desarrollándose a lo largo de su vida, es decir desde su niñez, hasta convertirse en un adulto. Por eso es necesario preocuparse en la primera infancia de la educación y sus relaciones emocionales”.

Una visión aún más crítica es la de Elizabeth Escobedo, Premio Mujer Impacta 2021, quien representa a Fundación Autismo Rancagua, quien reflexionó sobre el estrés que viven los niños dentro del aula y que, según su visión, es otro de los elementos que contribuye a la generación de violencia. “La jornada escolar completa equivale un día laboral, lo que frustra y estresa a los niños. Más que todo, lo que influye es lo que pasa dentro de las salas de clase durante esas horas”.

Del problema a la solución

El panorama, visto desde distintos puntos, no es nada de alentador. Sin embargo, este grupo de mujeres tiene esperanza y ganas de aportar, es por esta razón que trabajan incansablemente a diario para colaborar en la tarea educativa de nuestros niños y jóvenes.  Ellas creen en la flexibilidad y buscar espacios de conversación para lograr revertir la situación.

Rosa Tamsec, Premio Mujer Impacta 2017, de Fundación Tamsec subrayó que “facilitar el acceso al aprendizaje desde la etapa pre escolar ha sido siempre nuestro enfoque primordial para contribuir no solo entregar conocimientos, sino también a desarrollar habilidades, valores, hábitos y las diferentes destrezas que posee cada estudiante”. Desde esa mirada, agregó que “hemos focalizado nuestra fuerza a través de la integración como vía directa para transformar la vida de los niños, adolescentes y sus familias, creando instancias de participación para que los alumnos y sus apoderados se sientan apoyados y respaldados para así aprovechar al máximo todos los recursos entregados y forjar juntos los cimientos de su futuro.

Es así como Anne Traub indicó que “para hacernos cargo de la violencia dentro de los establecimientos educativos debemos trabajar con fuerza en la promoción y protección de las familias. Un niño o niña actúa de modo violento porque probablemente en su entorno existen malos tratos, falta de cuidado o simplemente invisibilidad. Es urgente trabajar de manera preventiva, haciéndonos cargo del desarrollo social y emocional, desde la primera infancia. Reparar es caro y, sobre todo, doloroso”.

Finalmente, María Ignacia Lewín, Premio Mujer Impacta 2021 de Conectado Aprendo enfatizó en que “podemos seguir criticando y ver pasar las oportunidades, o bien, podemos hacernos cargo desde el pedacito de tierra que habitamos ¿Cómo conquistar esa paz que necesitan nuestros corazones y nuestras salas de clases? De un modo muy concreto, entregando herramientas socioemocionales que nos permitan estar sanos emocionalmente. ¿Por qué? Porque todos los estudios demuestran que es prácticamente imposible aprender si estoy intervenido en mis emociones. ¿Y cómo llevar ese trabajo socioemocional a nuestros alumnos/as? Con una mirada personal, con acompañamientos que rescaten a tantos niños y niñas del anonimato”.

Share This