fbpx

Encontramos a Pablo Moret, el galán más importante de las fotonovelas de latinoamérica

por | Jul 10, 2022

pablo-moret-portal-cada-dia-mejor-tv-web
aviso la nueva ola cadadiamejor wide

Su historia de vida, es también una fotonovela, género editorial muy difundido en los 60 – 70. Vino a Chile, contratado por la revista  Cine Amor. Le pagaron un millón de pesos por cuatro fotonovelas, aparte de avión y estadía en un hotel de primera. En Argentina su carrera estaba al alza, ya tenía cinco películas y más de treinta fotonovelas, aparte de las actuaciones teatrales.

Estaba empezando a triunfar, pero ¿qué hace a una exitosa estrella  del cine y la televisión dejar todo ese trabajo en su mejor momento y radicarse en un páramo del sur de Chile? Para muchos la respuesta, como dice la emblemática canción de Bob Dylan, pueden estar “flotando en el viento”. 

Sin embargo para el actor Pablo Moret, nacido en Francia en 1937 y radicado en Buenos Aires desde 1951, la razón es una y simple: encontrar paz y tranquilidad. Y no descubrió mejor lugar que el sector de Chinquihue, en los alrededores de Puerto Montt.

La historia de éxitos de Moret  en Argentina comenzó luego de la segunda guerra mundial,  la que sufrió en su natal Francia, cuando la familia emigra a Sudamérica.  Su carrera se inició con el espectáculo La cabalgata del Tango, representado en el Teatro Argentino, integrando el cuerpo de baile junto a quienes años más tarde triunfarían en Chile: Eber y Nélida Lobato.

Tiempo después tuvo la oportunidad de rendir una prueba para cubrir un personaje en la película Los tallos amargos (1956), y fue nominado como Revelación del Año. Llegó a ser uno de los actores más solicitados y de intensa actividad dentro del género de las fotonovelas, una de las más exitosas que protagonizó fue Escuela nocturna, que contó en su elenco con un grupo de figuras que con el tiempo alcanzaron gran popularidad en el espectáculo

Todo eso cambió cuando vino a Chile.

 Conocedores de su arrastre entre los lectores,  fue contratado por los ejecutivos de la revista Cine-Amor  para protagonizar cuatro fotonovelas, un formato que podría considerarse como antecesor de las actuales telenovelas que atraían al público por sus temas románticos y la presencia de connotados actores.

Según relata Ana Luisa de Vera, oriunda de Puerto Montt y por aquellos años ejecutiva de una agencia de turismo ubicada a un costado del antiguo Hotel Carrera (hoy Cancillería), Moret llegó a su oficina buscando un lugar apartado, con naturaleza autóctona, libre de la incipiente contaminación. Viajaron al sur y se enamoró de un terreno de 14 hectáreas en el sector de Chinquihue, al cual –en aquel entonces- solo se podía llegar en auto. Moret había encontrado lo que buscaba: paz y tranquilidad.

Posada Stop

En los años siguientes Pablo Moret se convirtió en un exitoso empresario gastronómico. A instancias de su ya amiga de toda la vida Ana Luisa concretó el  proyecto de levantar un restaurante de calidad internacional para los turistas atraidos por el sur de Chile.

Nació así la Posada Stop que ofrecía una excelente carta de comida hecha a base de los productos locales pero de un nivel superior a las populares cocinerías de la zona. Por años un referente para los visitantes foráneos.

Solo la pandemia puso fin al emprendimiento que por estos días se encuentra cerrado a la espera de días mejores.

A sus casi 90 años, Moret sigue en la zona acompañado de dos pequeños hijos de un matrimonio argentino que trabajó en el restaurante y a los que adoptó legalmente. Reparte su tiempo entre Chile y Argentina ya que pasa parte del año en Buenos Aires donde –pese a los años- sigue siendo considerado un referente en el mundo  del teatro y el cine.

Share This