fbpx

Los increíbles pedidos de los cantantes para sus recitales

por | Oct 17, 2022

artistas internacionales portal cada dia mejor tv web
aviso la nueva ola cadadiamejor wide

Los caprichos de los cantantes a la hora de subirse a un escenario son infinitos.  Los internacionales piden cosas tan disparatadas que le ponen los pelos de punta a los organizadores, según una recopilación hecha por el diario Clarín de Buenos Aires.

Vamos a entrar en un viaje que nos asombrará, nos hará reír y hasta enojar. Todo lo que leerán está puesto por escrito en los contratos de las estrellas. No se desmayen…

Arrancamos con los Rolling Stones. El eterno Mick Jagger pide un camarín de 10 metros de largo y tres de ancho para poder hacer los ejercicios que le permitan entrar en calor. La banda viaja con sus propios muebles, que incluyen una mesa de ping-pong y billar. Eso sí, los camarines deben tener aire acondicionado, baño privado y 600 toallas. Y una sala de primeros auxilios. Ya van para los 80 años…

Beyoncé pide tres camarines. Uno para que la peluquera le ordene su cabellera, otro para que su asistente facial le ponga cremas y un tercero para estar sola y relajarse. Su baño debe tener papel higiénico de seda roja, vino blanco de 500 dólares y vajilla de plata.

El corredor que la lleva del camarín al escenario tiene que estar cubierto de lino blanco y una persona tiene que estirar las arrugas después que ella pase. Para terminar, la estrella pide un número ilimitado de botellas de Pepsi, sillas en forma decorazón, sandwiches de pavo y cereales con miel.

Justin Bieber es histérico con algo: nadie puede dirigirle la palabra en los camarines. Que deben estar repletos de comida chatarra. Galletitas, sandwiches, gaseosas y chicles. Y un pedido especial: Ritz Bits. Son unas bolsas con pequeños sándwiches y su gusto preferido es queso y manteca de maní.

Cámara de oxígeno y chef de comida turca​

Britney Spears está con la temperatura a mil. Si no, no se entiende su pedido de media tonelada de cubitos. Además exige 200 toallas de un solo color, 32 vestidos de Herve Leger a su medida, 12 floreros con magnolias, y un equipo completo de esteticistas que le hagan la manicura, la limpieza de cutis y el masaje terapéutico en el momento que ella lo desee.

En cuanto a la comida, solicita 12 chocolatines Snickers, 10 bolsas de Doritos, 6 cajas (de 24 latas cada una) de una cola light y varios platos de ensalada de papa. Además la diva lleva consigo una cámara hiperbárica de oxígeno, que cuesta 15.000 dólares. Para respirar oxigeno puro…

Katy Perry exige que su camarín esté decorado en tono beige y rosa, que tenga una mesa de café estilo plexiglás moderno, dos sillas en forma de huevo, dos lámparas con pedestal de estilo francés, un refrigerador con puerta de vidrio, arreglos florales con hortensias blancas y moradas, rosas blancas y rosas, y poenias.

Pero nunca, jamás, claveles. Su hotel debe tener una suite presidencial en la que alojarse y servicio de internet ilimitado y gratis. En su limusina, el chofer no está autorizado a hablarle ni mirarla. Además debe haber cuatro botellas de agua dentro del vehículo.

El camarín de Shakira siempre tiene que tener melones, mangos, papayas, bananas, manzanas y kiwis. También un camarín extra para su vestuario, con dos mesas largas, un ventilador y dos personas a cargo de la atención. También debe tener a su disposición agua de marca francesa a tres temperaturas distintas y grandes cantidades de gaseosa. Eso sí, siempre bebe en pajita para no estropear su maquillaje.

Luis Miguel pide humidificadores, botellas de oxígeno y que el camarín huela a vainilla. Debe haber agua embotellada, bebidas energizantes, carnes frías, fruta, tequila, vodka y whisky. Y exige un chef exclusivo que le cocine comida turca y ensaladas exóticas.

Inodoro propio y champagne en pajita

El portorriqueño Chayanne es modesto. El agua mineral que se le sirve debe ser francesa, pero entre sus bebidas debe haber también cuatro litros de jugo natural recién exprimido, refrescos isotónicos y té con limón y miel.

Madonna se cree la Reina del Pop y como monarca pide y pide. Necesita dos camarines con capacidad para 200 personas cada uno. Es que tiene que acomodar a su séquito, integrado por 30 guardaespaldas, un instructor de yoga y un chef que cocina sólo para ella platos vegetarianos.

Cada camarín tiene que tener 20 líneas telefónicas y los baños deben ser nuevos, desde las canillas hasta el inodoro. Después que termina su recital se destruyen. Siempre solicita un gimnasio cerca y mucha agua, eso sí, bendecida por la Kabbalah. También exige que apaguen las luces de los jardines del hotel que se aloja, por las noches, para ver mejor las estrellas.

Jennifer López es particular. No confía donde va y se lleva sus cosas. Entre ellas, las sábanas que deben ser de seda de 250 hilos, y ¡su inodoro!  Se entiende. Su trasero está asegurado por tres palos verdes. Otra cosa que siempre la acompaña son sus auriculares con diamantes incrustados.

Mariah Carey ya no tiene el suceso de los años ’90, pero ella sigue creyendo que es una diva. Su habitación debe tener siempre una temperatura de 24º y un purificador de aire. Tiene que estar llena de rosas blancas, de velas con olor a vainilla, de botellas de vino blanco Sauvignon (cada una 200 dólares) y de champán Cristal. Y muchas pajitas, porque el champán lo toma en pajita. ¡Qué pajita Mariah!

Cocodrilo de mascota y queso francés para el perro

Kanye West tiene un trauma con su cara. El cuidado de la misma es su mayor ocupación en la vida. En su habitación de hotel tiene que haber dos tubos de bálsamo labial de Carmex, pastillas de jabón de L’Occitane, un frasco de champú anticaspa y de exfoliante facial de Neutrogena y crema hidratante de Nivea.

Si viaja con su pequeña hija North West, debe haber un chef sólo para ella, que le cocine comida orgánica, un camarín donde este la colección de DVDs de la niña, un televisor y una cama que no debe costar menos de 8.000 dólares. Pobre nena. Cuando crezca se va a enterar que la Luna no se puede comprar.

Share This